Todos los manuscritos se someten a un proceso anónimo de evaluación por cuenta de pares académicos internos y externos, nacionales e internacionales, y bajo la modalidad de doble ciego, es decir, tanto los autores