Transiciones en los procesos de edición científica: amenazas y oportunidades

Transiciones en los procesos de edición científica: amenazas y oportunidades

Universitas Psychologica, vol. 16, no. 1, 2017

Pontificia Universidad Javeriana

Las revistas científicas han cambiado desde hace más de 352 años cuando aparecieron las primeras revistas científicas que surgieron vinculadas a la dinámica de las asociaciones científicas y las necesidades de comunicación y discusión pública de la producción de conocimiento. Hoy, hay miles de revistas en todas las áreas del saber y en todas las regiones del mundo. Sin embargo, en especial en los últimos años, estas se han modificado en lo relativo a los procesos de edición, evaluación de contenidos, accesibilidad, visibilidad y difusión y a sus modelos de gestión.

Las novedades en el desarrollo de tecnologías de información y comunicación han generado también múltiples variaciones: las revistas pasan de formatos en papel a formatos electrónicos y esto representa una transformación en la forma de comunicar el conocimiento a otros investigadores, como a aquellos en formación, y a la sociedad. Apenas ahora estamos viendo este cambio. Empresas comerciales que vieron una oportunidad de negocio en esta dirección, como PLOS ONE, se han adelantado y hoy ofrecen formas de comunicación radicalmente distintas, donde la interactividad es cada vez más el centro de la comunicación: los investigadores pueden acceder a los datos y hacerse preguntas que el autor original no se ha hecho, incluso ya algunas revistas están permitiendo acceder a las bases de datos originales para que otros investigadores hagan replicaciones y formulen nuevas preguntas o falseen conocimiento. Los nuevos recursos permiten, incluso, mejores formas de interacción entre el investigador y su equipo con los evaluadores. Ni que decir de que con mayor frecuencia podemos hacer más evidentes las métricas de los sistemas de información en tiempo real, las cuales incluyen no solo las de WOS y SCOPUS, sino las de Google y de Almetrics como las menciones en Facebook y Twitter, entre otros, además de las descargas a los artículos de la revista. No únicamente las empresas comerciales están caminando en esta dirección de transformar la edición de contenidos, la metodología XMLJATS, desarrollada por MARCALYC de REDALYC, ya tomó la delantera y se encuentra incorporando muchas de estas innovaciones a las revistas. Universitas Psychologica va en este camino.

Por otro lado, el acceso abierto ha traído además numerosos cuestionamientos sobre las implicaciones de la aproximación al conocimiento mediado por recursos; se han cuestionado los altísimos costos que las revistas cobran a los consumidores de investigación, con lo que se abren brechas de acceso a quienes no pueden pagar o a los productores de la investigación. Y, como recientemente lo discuten Larivière, Haustein y Mongeon (2015) en un análisis de más de 45 millones de documentos, el 50 % de ciencias naturales y biomedicina, el 70 % de ciencias sociales y el 20 % de ciencias humanas están en manos de cinco grandes casas editoriales, se hace necesario debatir y evidenciar las implicaciones de esta concentración, en especial sobre las dinámicas de citación y visibilidad del conocimiento que ahora está atrapado por otra externalidad, la dinámica de la competencia del mercado editorial. Evidentemente, esta es otra compleja transición.

También es necesario mencionar –como en otro momento lo hice– las transiciones ligadas a los sistemas de medición. Hoy por hoy, no hay quien no dimensione que la joven cienciometría está en una continua y vertiginosa búsqueda de indicadores y que estos solos son insuficientes. El Factor de Impacto de WOS (JIF), el Scimago Journal Rank (SJR), el Índice de Impacto Normalizado (SNIP), el índice de Hirsch (H) y sus derivaciones en cuartiles o los múltiples indicadores derivados de las métricas de Google o los de colaboración internacional como los generados por REDALYC o los ligados a descargas o, más aún, a las métricas en redes sociales y académicas como Research Gate, Mendeley, Facebook o Twitter constituyen una compleja batería de mediciones que genera tantas y tan complicadas transiciones que no siempre los editores y las editoriales que no son parte de las grandes casas están preparados para ellas y estas amenazan la sobrevivencia de las iniciativas científicas que son, en la actualidad, una fuente importante de la sostenibilidad del acceso abierto al conocimiento de calidad.

Por último, las revistas son, por otra parte, más que solo escenarios de gestión de contenidos y sufren presiones externas de los sistemas de evaluación de los investigadores, quienes dependen de la publicación para la formalización del cierre de sus proyectos y de la futura financiación de otros, como los incentivos por producción. Esto, para no hablar de las evaluaciones institucionales y las externas asociadas a los sistemas de acreditación y de rankings que, como vimos anteriormente, además de inestables se convierten en una coacción más a la publicación científica que no está atada a la gran industria editorial.

Estas amenazas pueden convertirse en oportunidades; sin embargo, requieren de decisiones institucionales y gubernamentales que permitan forjar las infraestructuras de conocimiento necesarias para las complejas transiciones que viven nuestras revistas. Es claro que si estas determinaciones no se toman, muchas revistas, en especial las universitarias de la región, desaparecerán y con ellas toda la inversión hecha y el conocimiento en ellas depositado también tenderán a disiparse.

Referencias

Larivière, V., Haustein, S., & Mongeon, Ph. (junio, 2015). The oligopoly of academic publishers in the digital era. PLOS ONE, 10(6), e0127502. http://dx.doi.org/10.1371/journal.pone.0127502

Contexto
Descargar
Todas