Chilenos ante la inmigración: un estudio de las relaciones entre orientaciones de aculturación, percepción de amenaza y bienestar social en el Gran Concepción *

Chilenos ante la inmigración: un estudio de las relaciones entre orientaciones de aculturación, percepción de amenaza y bienestar social en el Gran Concepción *

Chileans Facing Immigration: Relations Between Orientations of acculturation, perception of threat and Social well-being in the Great Concepcion

María José Mera, Gonzalo Martínez-Zelayaa, M. Ángeles Bilbao, Amanda Garrido

Chilenos ante la inmigración: un estudio de las relaciones entre orientaciones de aculturación, percepción de amenaza y bienestar social en el Gran Concepción *

Universitas Psychologica, vol. 16, no. 5, 2017

Pontificia Universidad Javeriana

María José Mera

Universidad Andres Bello, Chile


Gonzalo Martínez-Zelayaa a

Universidad de Santiago de Chile, Chile


M. Ángeles Bilbao

Universidad de Santiago de Chile, Chile


Amanda Garrido

Universidad Andres Bello, Chile


Recepción: 02 Mayo 2017

Aprobación: 22 Agosto 2017

Financiamiento

Fuente: Universidad de Santiago de Chile, USACH

Nº de contrato: 031660BR_POSTDOC

Descripción del financiamiento: Financiamiento del proyecto POSTDOC-DICYT, Código 031660BR_POSTDOC, de la Universidad de Santiago de Chile, USACH.

Resumen: En Chile, el aumento sostenido de la inmigración extranjera ha impactado en la construcción de nuevas formas de relación social. Si bien los procesos aculturativos han sido estudiados desde la perspectiva de los inmigrantes por numerosas investigaciones, los miembros de las sociedades receptoras han recibido menor atención. Este trabajo tiene como propósito identificar las preferencias de aculturación de N=553 chilenos, y verificar sus relaciones con la percepción de amenaza y el bienestar social. Contrario a lo esperado, el individualismo aculturativo se asoció con un menor grado de amenaza percibida y una mejor evaluación del propio funcionamiento social que el integracionismo. Estos hallazgos son relacionados con la incorporación de modelos de ciudadanía promovidos por la ideología neoliberal en el Chile post-dictatorial.

Palabras clave actitudes hacia la inmigración, aculturación, amenaza, bienestar social.

Abstract: In Chile, the sustained increase of migratory flows is producing an important impact on building new forms of social relations. Acculturation processes have been studied from immigrant’s perspective by numerous studies, but host majority members has received less attention from scholars. This study aimed to verify relations between acculturation preferences of N=553 Chilean participants, their social well-being and perceived threat. Results showed that, contrary as expected, individualism was positively linked with better social functioning and less perceived threat than integrationism, suggesting the impact of neoliberal ideology on post-dictatorial Chilean culture.

Keywords: attitudes towards immigration, acculturation, perceived threat, social well-being.

Durante las dos últimas décadas, Chile se ha transformado en un destino altamente atractivo para la inmigración extranjera. De acuerdo con datos del Departamento de Extranjería y Migración (2016), hasta el 2014 existían aproximadamente 410 988 personas inmigrantes asentadas en el país, y concentradas principalmente en la región Metropolitana (61.5%), y en la zona norte en las regiones de Antofagasta (6.9%) y Tarapacá (6%) (Departamento de Extranjería y Migración, 2016).

En el sur del país, la región del Biobío es la segunda zona con mayor concentración de habitantes, y se caracteriza por la presencia de una importante actividad económica vinculada al ámbito portuario, la industria y el trabajo agrícola. Si bien desde la segunda mitad del s. XIX y hasta inicios del s. XX, esta región recibió inmigrantes desde Europa y Medio Oriente, el reciente arribo de nueva población extranjera constituye una situación social y de contacto intercultural inédita. Solo en los últimos diez años, se reportó un aumento del 46% en los inmigrantes asentados en la región (Departamento de Extranjería y Migración, 2016). Se estima que en la actualidad existen 11 283 personas inmigrantes en el Biobío, provenientes en su mayoría de países de Latinoamérica, como Argentina (27.6%), Perú (7.6%), Colombia (7.4%) y Ecuador (7.4%) (Departamento de Extranjería y Migración, 2016). Sin embargo, existen escasos antecedentes tanto sobre sus características sociodemográficas y psicosociales, como del impacto que su presencia tiene en la población local y las formas en que ambos colectivos se relacionan.

Desde una perspectiva psicosocial, la migración es concebida como un proceso que moviliza cambios sociocognitivos y culturales bidireccionales, tanto por parte de la sociedad mayoritaria como de la población extranjera, en el marco de una política de Estado que distribuye diversos grados de legitimidad, reconocimiento y poder a ambos grupos (Berry, 1997; Bourhis, Moise, Perreault, & Senecal, 1997). No obstante, la investigación sobre las migraciones internacionales ha centrado sus esfuerzos en el estudio del impacto y alcances de este proceso en los grupos inmigrantes, mientras que las poblaciones receptoras han recibido una menor atención (Bourhis & Dayan, 2004; Lefringhausen, 2015; Sapienza, Hichy, Guarnera, & Di Nuovo, 2010; Snell & Zhou, 2015). Esta línea de investigación es importante, pues las actitudes y percepciones de los grupos mayoritarios juegan un rol relevante en la adaptación de inmigrantes a través del contacto cotidiano y la promoción de políticas sociales que pueden contribuir con la construcción de dinámicas sociales de inclusión o, por el contrario, facilitar la discriminación, la estigmatización y la exclusión (Bourhis et al., 1997).

De acuerdo con el Modelo Interactivo de Aculturación de Bourhis et al. (1997), las preferencias de aculturación de los miembros de las comunidades receptoras determinan en gran medida la calidad de las relaciones e intercambios que se establecen con los grupos migrantes, lo que delimita el grado y tipo de participación que se les permite dentro de la sociedad. Estas preferencias se vinculan a las ideologías que subyacen a las políticas públicas en el ámbito de la migración, y que predominan en los diferentes Estados, y hacen referencia al grado en el que se desea que los inmigrantes incorporen elementos culturales de la sociedad mayoritaria. Al mismo tiempo, se vinculan en la medida en que se quiere que mantengan creencias, valores y prácticas propias de sus culturas de origen (Bourhis et al., 1997).

La respuesta a estas dos cuestiones da como resultado 5 preferencias de aculturación diferentes: integracionismo, individualismo, asimilacionismo, exclusionismo y segregacionismo. El integracionismo se produce cuando los miembros de la sociedad receptora desean y valoran positivamente la mantención de las culturas de origen de los inmigrantes, y al mismo tiempo, aceptan que estos adopten aspectos de la cultura mayoritaria. En el caso del individualismo, los miembros de la población receptora se definen a sí mismos y a los otros como individuos y no como miembros de categorías grupales, y centran su atención en características y aspiraciones personales, relevando la movilidad social por sobre la mantención o la incorporación de la cultura local. El asimilacionismo ocurre cuando se desea que los inmigrantes renuncien a su identidad cultural con el fin de adoptar la cultura del grupo mayoritario; mientras que la preferencia por el segregacionismo implica aceptar que los inmigrantes conserven sus culturas de origen con la condición de que se mantengan al margen de la sociedad receptora, sin adoptar o influir en su cultura. Por último, el exclusionismo se define como la intolerancia hacia la mantención de la cultura de origen y el rechazo de la adopción de la cultura local por parte de los grupos inmigrantes (Montreuil & Bourhis, 2004).

Estas actitudes son desplegadas por los miembros de las sociedades receptoras en la interacción con la población inmigrante, de modo que, si bien algunas ciertas preferencias aculturativas pueden predominar, en la práctica cotidiana su funcionamiento es dinámico e interrelacionado (Barrette, Bourhis, Personnaz, & Personnaz, 2004).

Existe un creciente cuerpo de investigaciones que han demostrado que el despliegue de estas preferencias de aculturación por parte de las sociedades receptoras se relaciona con el grado en que los grupos inmigrantes son percibidos como una amenaza, tanto en términos materiales como culturales (Bourhis & Dayan 2004; Montreuil & Bourhis, 2001; Montreuil, Bourhis, & Vanbeselaere, 2004; Piontkowski, Rohmann, & Florack, 2002; Sirlopú & Van Oudenhoven, 2013).

La amenaza realista es la percepción de que el acceso a recursos que facilitan el bienestar físico y material del endogrupo, es puesto en riesgo por otros grupos sociales, y se produce aun cuando los intereses individuales de sus miembros no se encuentran en conflicto (Sherif & Sherif, 1979; Stephan & Renfro, 2002). En el contexto de la inmigración, se ha observado que en situaciones de crisis económicas y cuando la sociedad receptora percibe que el tamaño de la población extranjera se acrecienta, el sesgo hacia dicho grupo aumenta y existe una mayor tendencia a atribuirle las dificultades económicas y sociales. La idea de que los inmigrantes obtienen beneficios en detrimento de los intereses del grupo receptor, por ejemplo, al integrarse al mercado laboral local o al acceder a prestaciones de los servicios públicos, producirían actitudes negativas y obstaculizarían su integración (Esses, Dovidio, Jackson, & Armstrong, 2001; Navas, Cuadrado, & López-Rodríguez, 2012; Ward & Masgoret, 2008; Wlodarczyk, Basabe, & Bobowik, 2014).

Por su parte, la amenaza simbólica se produce a partir de la percepción de que el exogrupo es portador de un sistema de valores y creencias diferente, que no es congruente con la cultura del endogrupo, y que puede ponerla en riesgo o modificarla (Stephan & Renfro, 2002). Al igual que la amenaza realista, este tipo de amenaza juega un rol importante como justificación de conductas discriminatorias (Pereira, Vala, & Costa-Lopes, 2010) y existe evidencia de su relación con la construcción de actitudes negativas hacia los inmigrantes (Esses et al., 2001; Stephan et al., 2005; Wlodarczyk et al., 2014).

Los estudios en este ámbito han revelado que los grupos que se perciben amenazados recurren a estrategias para proteger su cultura y sus intereses materiales, disminuyendo su tolerancia a la diversidad, tendiendo a orientarse en menor medida hacia la integración y el individualismo y, en mayor grado, hacia la asimilación, el segregacionismo y el exclusionismo (Bourhis, Barrette, El-Geledi, & Schmidt, 2009; Callens, Meuleman, & Valentova, 2015; Florack, Piontkowski, Rohmann, Balzer & Perzig, 2003; González, Sirlopú, & Kessler, 2010; Montreuil et al., 2004; Sirlopú & Van Oudenhoven, 2013; Vezzali & Giovannini, 2010).

Un aspecto escasamente estudiado como relacionado con las preferencias aculturativas de los grupos mayoritarios, es el bienestar social percibido en términos de las evaluaciones que sus miembros realizan acerca de sus circunstancias, adaptación y funcionamiento en la sociedad (Blanco & Díaz, 2005). Keyes (1998) plantea un modelo teórico que considera 5 dimensiones del Bienestar Social: la Integración, que se relaciona estrechamente con el sentimiento de pertenencia al grupo social; la Aceptación social, ligada a la confianza, actitudes positivas hacia los otros y la aceptación de aspectos positivos y negativos de uno mismo; la Contribución social, definida en términos de la aportación que el sujeto siente que hace al bien común; la Actualización social, asociada al sentimiento de confianza en la sociedad y en que los procesos sociales del entorno tienen objetivos prefijados que se busca lograr; y finalmente la Coherencia social, que supone en los sujetos un entendimiento del mundo social y el hallazgo de una lógica en ello.

La incipiente y escasa evidencia disponible (Migliorini, Rania, & Cardinali, 2016) indica que existen relaciones positivas entre la aceptación de que los inmigrantes mantengan sus culturas de origen y el grado en que los miembros de las poblaciones receptoras valoran sus propias condiciones y funcionamiento en la sociedad. Además, se ha observado que los individuos que presentan una mayor preferencia por la integración cultural de los grupos inmigrantes, muestran una mejor percepción de bienestar social, que quienes tienden al exclusionismo (Migliorini et al., 2016). Si bien no se han encontrado antecedentes suficientes acerca de la relación entre la preferencia por el individualismo y el bienestar social, estudios realizados con macro-muestras muestran que el individualismo como valor personal se relaciona con el bienestar de los sujetos, sin que importe el contexto cultural (Martínez-Zelaya, Bilbao, & Páez, 2015).

El problema al que atiende esta investigación es la escasa evidencia con respecto a la relación entre las orientaciones de aculturación, el bienestar social y la amenaza percibida en el contexto chileno. Por esta razón, este trabajo busca dar respuesta a 3 objetivos. El primero de ellos es verificar las relaciones entre las variables de preferencias aculturativas, amenaza percibida y bienestar social de una muestra de adultos chilenos del Gran Concepción (Chile), en relación con la población inmigrante residente en la región del Biobío. El segundo objetivo es exploratorio, y consiste en identificar perfiles aculturativos. En tercer lugar, se busca establecer la existencia de diferencias entre perfiles aculturativos, en cuanto a la percepción de amenaza y bienestar social.

Método

Participantes

La muestra consta de 553 participantes residentes en el Gran Concepción, 315 mujeres (57.1%) y 237 hombres (42.9%), cuyas edades fluctuaron entre los 18 y 87 años (M=36.9; SD=15.72). En cuanto a su nivel educativo, el 3.8% de los participantes cuentan con estudios básicos, mientras que el 29% ha completado estudios secundarios y el 21.1% ha realizado formación técnica. El 41.4% de los encuestados presenta estudios universitarios de pregrado, y el 4.7% tiene formación de posgrado. Con respecto a su ocupación, el 52.8% se encuentra trabajando, en contraste con un 5.8% que está desempleado, un 4.4% que ha jubilado, y 1.1% que busca trabajo por primera vez. El 8.9% de los participantes se dedica a labores domésticas y el 27.3% de la muestra está conformado por estudiantes.

Variables e Instrumentos

Preferencias de Aculturación: se utilizó la sub escala “Mantención cultural”, de la Escala de Aculturación para la sociedad receptora (Montreuil & Bouhris, 2001), traducida al castellano por Azurmendi & Larrañaga (2008) y adaptada a Chile por Sirlopú, Melipillán, Sánchez y Valdés (2015). La escala consta de 5 ítems tipo Likert con 7 opciones de respuesta (1 totalmente en desacuerdo, 7 totalmente de acuerdo), que refieren al grado en que los sujetos desean que los inmigrantes mantengan su cultura de origen y al mismo tiempo incorporen la cultura de la sociedad receptora.

Bienestar Social: se aplicó la Escala de Bienestar Social de Keyes (1998), adaptada por Blanco y Díaz (2005), que mide la percepción de cinco aspectos del entorno social que facilitan su bienestar psicológico: integración social (α = 0.71), aceptación social (α = 0.88), contribución social (α = 0.75), actualización social (α = 0.68) y coherencia social (α = 0.82). Este instrumento ha sido validado en Chile por Bilbao et al. (2011), y consta de 25 ítems, con un rango de respuesta que va de 1 (totalmente en desacuerdo) a 5 (totalmente de acuerdo). La fiabilidad general del instrumento para este estudio fue de α = 0.88.

Amenaza: se adaptaron ítems empleados en Cuestionario de Percepciones y actitudes hacia a Población Extranjera del Observatorio Vasco de la Inmigración – Ikuspegi (Aierdi, Álvarez, Bonelli, Garaizabal y Wagman, 2004). En el caso de este estudio, para evaluar la amenaza simbólica se utilizó 1 ítem (“Los inmigrantes extranjeros enriquecen la cultura de nuestra región”), mientras que para medir la amenaza realista se usaron 6 ítems (α=0.9), que se refieren al ámbito del trabajo, la salud, la educación, el acceso a ayudas y subvenciones, y la seguridad, con un rango de respuesta de 1 (completamente en desacuerdo) a 5 (completamente de acuerdo). Debido a que este instrumento no se encontraba validado en Chile, se realizó un análisis factorial exploratorio. Se obtuvieron valores adecuados en la medida Kaiser-Mayer Olkin de adecuación muestral y en la prueba de esfericidad de Bartlett (KMO=0.875;X 2 (15)=2089.914; p<0.001). Los coeficientes de adecuación muestral oscilaron entre 0.81 y 0.92, y el método de extracción arrojó una solución unifactorial que explica en total el 68.31% de la varianza.

Procedimiento

Se realizó un muestreo por conveniencia y la administración de los instrumentos fue realizada por miembros del equipo de investigación y estudiantes de pregrado que recibieron una capacitación especial para tal efecto. La participación en el estudio fue de carácter voluntario, garantizando y resguardando la confidencialidad y el anonimato. Los participantes fueron encuestados en sus hogares de manera individual entre los meses de octubre y diciembre de 2015, y respondieron un cuadernillo que contenía las escalas de aculturación, bienestar social y amenaza, además de datos sociodemográficos. Se proporcionó el tiempo necesario para que pudieran completar el instrumento de acuerdo con lo solicitado.

Análisis de datos

Los datos fueron analizados utilizando el software estadístico SPPS 23.0. Con el fin de realizar los análisis correlaciones, los puntajes directos de los participantes se estandarizaron a puntajes z. Posteriormente, se realizó un análisis de conglomerado, ya que se buscaba encontrar perfiles de preferencias aculturativas y este tipo de análisis permite agrupar a los participantes de acuerdo con sus puntuaciones directas en las variables seleccionadas. Se escogió realizar el análisis de Conglomerado con el método de Ward y la distancia Euclídea al cuadrado, con el fin de identificar grupos de sujetos basados en diferencias en sus puntajes en las preferencias de aculturación. Así, los individuos cuyos puntajes exhibieron patrones similares a través de las variables fueron agrupados y diferenciados de otros grupos que muestraron patrones diferentes en sus puntajes (Mooi & Sarstedt, 2011). Se optó por este método debido a que controla de mejor forma los puntajes extremos. Luego, se realizaron ANOVAS para establecer la existencia de diferencias entre los grupos en sus puntajes en bienestar social y amenaza percibida.

Resultados

Preferencias de Aculturación y su relación con la Amenaza y el Bienestar Social

En la tabla 1 se presentan los estadísticos descriptivos de las preferencias de aculturación de los participantes. Se observa que el puntaje más alto es obtenido en Individualismo, seguido por el Integracionismo y el Segregacionismo, mientras que el Asimilacionismo y el Exclusionismo presentan los puntajes más bajos.

TABLA 1
Descriptivos y diferencia de medias por sexo para Preferencias de aculturación
Descriptivos y diferencia de medias por sexo para
Preferencias de aculturación

** p. < 0.01


Fuente: elaboración propia.

TABLA 1 (Cont.)
Descriptivos y diferencia de medias por sexo para Preferencias de aculturación
Descriptivos y diferencia de medias por sexo para
Preferencias de aculturación

* p. < 0.01


Fuente: elaboración propia.

No se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre hombres y mujeres en los puntajes de las preferencias de aculturación, ni en amenaza percibida. En bienestar social no existieron diferencias significativas entre los sexos, salvo en la dimensión de coherencia social (Mujer M = 3.45, SD= 0.91; Hombre M= 3.67, SD= 0.9; t(532) = -2.81, p = 0.005). Por lo anterior, en adelante se tomará como solo un grupo sin hacer diferencias por sexo.

La Tabla 2 presenta las correlaciones entre las Preferencias de Aculturación, la Amenaza percibida y el Bienestar Social. Como se observa, las asociaciones entre las variables de interés son de magnitudes medias a bajas (menor r=0; mayor r=0.31). Las correlaciones entre las distintas preferencias de aculturación y el bienestar social están en la dirección esperada, en donde el asimilacionismo y exclusionismo tienen una relación negativa con todas las dimensiones de bienestar social. Asimismo, estas preferencias de aculturación presentan una relación positiva con la amenaza percibida.

El segregacionismo se relaciona de forma contraria a lo esperado, y se correlaciona de forma positiva con el bienestar social (r = 0.13, p < 0.01), y de forma negativa con la amenaza percibida (Simbólica r = -0.15, p < 0.001; Realista r= -0.1, p < 0.05). El integracionismo se vincula de forma positiva solamente con las dimensiones de integración (r = 0.15, p < 0.01) y contribución social (r = 0.11, p < 0.05), y de forma negativa con la amenaza realista (r = -0.09, p < 0.05) y simbólica (r=-0.10; p < 0.05). Y finalmente, el individualismo se relaciona de forma positiva con la integración social (r = 0.12, p. < 0.01) y de forma negativa con ambos tipos de amenaza percibida (Simbólica r = -0.17, p < 0.001; Realista r= -0.17, p < 0.001).

TABLA 2
Asociaciones entre preferencias de aculturación, bienestar social y amenaza percibida
Asociaciones entre preferencias de
aculturación, bienestar social y amenaza percibida

* p. < 0.05

** p. < 0.01

*** p. < 0.001


Fuente: elaboración propia.

Perfiles aculturativos

Posteriormente, se realizó un agrupamiento mediante un análisis de conglomerado con el fin de identificar grupos de sujetos basados en diferencias en sus puntajes en las preferencias de aculturación. Se obtuvo una solución de 3 conglomerados cuyos puntajes en las preferencias de aculturación se presentan en la Tabla 3.

TABLA 3
Descriptivos de preferencias aculturativas por conglomerados
Descriptivos de preferencias aculturativas
por conglomerados

Conglomerados: (1) Individualistas, (2) Etnocentristas y (3) Integracionistas moderados.


Fuente: elaboración propia.

Los resultados obtenidos diferencian 3 grupos de acuerdo con sus preferencias aculturativas. El primer grupo se caracteriza por la presencia de una alta puntuación en la preferencia por el individualismo (M = 5.97, SD= 1.36), acompañada de puntajes medio-altos en integracionismo (M = 4.8, SD= 1.56) y segregacionismo (M = 4.61, SD= 1.7). El hecho de que la puntuación más alta corresponda al individualismo indica que el grupo estaría compuesto por sujetos que tienden a percibir en mayor medida a los inmigrantes extranjeros como individuos con necesidades y aspiraciones personales y no como miembros de grupos socioculturales distintos. Esto se relacionaría con la creencia en que los límites intergrupales son permeables y, en consecuencia, se valoraría la meritocracia como vía de acceso al reconocimiento y la legitimación personal (Bourhis et al., 1997; Tajfel & Turner, 1979). La presencia conjunta de las orientaciones de integración y segregacionismo con puntajes similares, sugiere que al decodificar a los inmigrantes como miembros de grupos sociales, la tendencia a aceptar el intercambio cultural podría estar condicionada o restringida en ciertos ámbitos. Con base en estos resultados, este grupo ha sido denominado como “Individualista” (Ind.).

En el segundo grupo predomina el exclusionismo (M = 5.33, SD= 1.25), que expresa el rechazo tanto a que los inmigrantes mantengan su cultura como a que incorporen elementos de la cultura de recepción, y que se asocia con la creencia en que los inmigrantes no serán legitimados como ciudadanos con iguales derechos que los nativos (Bourhis et al., 1997). Además, este grupo muestra un puntaje alto en segregacionismo (M = 5.13, SD= 1.44), planteando como condición para la mantención de la cultura de origen, el distanciamiento de la sociedad de recepción, y el deseo que los inmigrantes no ejerzan influencia en la cultura local (Bourhis et al., 1997). Asimismo, la preferencia del tratamiento de los inmigrantes como individuos (M = 5.08, SD= 1.81), refuerza la dificultad para relacionarse con la población extranjera en tanto grupo social portador de un bagaje cultural diferente al propio. Este grupo se ha denominado “Etnocentrista” (Etno).

El tercer grupo, denominado “Integracionista Moderado” (IntMod.), muestra su más alto puntaje en la opción por el integracionismo (M = 3.59, SD= 1.36), aceptando que los inmigrantes mantengan su cultura y adopten parte del marco cultural de la sociedad de recepción. Sin embargo, la presencia de puntajes similares en individualismo (M = 3.48, SD= 1.61) y asimilacionismo (M = 3.25, SD= 1.77), da cuenta de un abordaje que enfatiza la dimensión interpersonal, el abandono de la cultura de origen y la adopción de la cultura local como condiciones para incluir a los inmigrantes como miembros de la sociedad receptora.

Amenaza y bienestar social percibido de acuerdo con el perfil aculturativo

A continuación, se realizó un análisis de media (ANOVA) para identificar diferencias entre los grupos en los puntajes obtenidos tanto en amenaza percibida, tanto simbólica como realista, así como en bienestar social y sus distintas dimensiones.

TABLA 4
Descriptivos y diferencia de medias por Perfiles aculturativos en Bienestar Social y Amenaza Percibida
Descriptivos y diferencia de medias por Perfiles
aculturativos en Bienestar Social y Amenaza Percibida

Nota. Diferencia de medias aculturación pruebas post-hoc de Bonferroni.

a diferencia de medias significativa de Individualistas vs Etnocentristas.

b diferencias de medias significativas de Individualistas vs Integracionistas Moderados.

c diferencias de medias significativas de Etnocentristas vs Integracionistas Moderados.


Fuente: elaboración propia.

De acuerdo con los resultados que se muestran en la Tabla 4, existen diferencias estadísticamente significativas entre los grupos en el grado de amenaza percibida (Simbólica: F(546)= 22.978, p. < 0.001; Realista: F(538)= 16.452, p. < 0.001). En específico, el grupo individualista presenta niveles menores de amenaza simbólica (M = 2.54, SD= 0.71) que el grupo etnocentrista (M = 2.92, SD= 0.57) y el grupo integracionista moderado (M = 2.95, SD= 0.56). Situación similar sucede en lo referente a la amenaza realista (Ind. M = 1.93, SD= 0.88; Etno. M = 2.41, SD= 1.04; IntMod. M= 2.42, SD = 1.11).

Al comparar las medias obtenidas en la percepción de bienestar social, se comprueba que los grupos etnocentristas (M = 3.45, SD= 0.5) e integracionistas moderados (M = 3.37, SD= 0.53) presentan una peor evaluación de sus circunstancias y funcionamiento en la sociedad que el grupo individualista (M = 3.58, SD= 0.49). Al indagar en cada una de las dimensiones del bienestar social y contrario a lo esperado, se observa que el grupo denominado integracionistas moderados obtienen puntuaciones significativamente más bajas (M = 3.63, SD= 0.65) que los demás grupos en integración social (Etno. M = 3.87, SD= 0.61; Ind. M = 3.9, SD= 0.54). Vale decir que perciben una peor calidad de sus vínculos sociales. Así también, la percepción de la propia contribución a la sociedad (IntMod. M = 3.73, SD= 0.68; Ind. M = 4.02, SD= 0.63) y la confianza en el progreso y el cambio social –actualización– de este grupo es significativamente más baja que la de los individualistas (IntMod. M = 3.23, SD= 0.71; Ind. M = 3.52, SD= 0.67). Además, los análisis muestran que el grupo etnocentrista (Etno. M = 3.29, SD= 0.9) percibe, en menor medida que el grupo individualista (Ind. M = 3.66, SD= 0.9), que el mundo es predecible e inteligible, que responde a una lógica y que por tanto es factible de ser controlado. No se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre los grupos en la dimensión aceptación, que hace referencia a la confianza hacia los otros.

Discusión

Los resultados muestran un predominio de la orientación al individualismo, seguido por el integracionismo y el segregacionismo, mientras que la preferencia por el exclusionismo y la asimilación son las que menos respaldo reciben por parte de los participantes. Este patrón, muy similar al encontrado por Sirlopú et al. (2015) en una muestra de chilenos en Santiago, sugiere una tendencia a percibir a los inmigrantes como individuos, con atributos y metas personales –y no como miembros de grupos socioculturales– , así como el deseo de que adopten elementos culturales y participen en la sociedad local, a través de estrategias de movilidad social individual, manteniendo sus valores y prácticas culturales en el ámbito privado.

La presencia de este tipo de actitud como elemento transversal a toda la muestra estudiada puede relacionarse con los efectos psicosociales y culturales de la incorporación reciente de la ideología neoliberal en la sociedad chilena (Thayer, Córdova, & Avalos, 2013). A través de discursos y prácticas cotidianas, la creencia de que el acceso a recursos simbólicos y materiales depende de las trayectorias y méritos individuales, y no de la pertenencia a categorías sociales, como tampoco a la posibilidad de un cambio en su distribución, tiende a ser naturalizada (Tajfel & Turner, 1979).

En cuanto a las relaciones entre las preferencias aculturativas y la amenaza, al igual que en estudios anteriores (Bourhis et al., 2009; Callens et al., 2015; Florack et al., 2003; González et al., 2010; Montreuil et al., 2004; Sirlopú & Van Oudenhoven, 2013; Vezzali & Giovannini, 2010), los resultados indican que el asimilacionismo y exclusionismo se vinculan de manera positiva con la amenaza percibida, mientras que el integracionismo y el individualismo presentan relaciones negativas con esta variable.

Contrario a lo esperado, el segregacionismo se relacionó negativamente con la percepción de amenaza, sugiriendo que mientras mayor es la intolerancia tanto hacia la mantención de la cultura de los inmigrantes como a su aprendizaje de la cultura local, menor es la percepción de riesgo material y simbólico para el endogrupo. Una posible explicación a este resultado es que, tal como proponen Bourhis y sus colaboradores (1997), el segregacionismo podría implicar la creencia de que los inmigrantes nunca podrán ser cultural o socialmente reconocidos como sujetos con iguales derechos que los miembros de la sociedad receptora, por lo que la percepción de competencia podría disminuir. Otras investigaciones han encontrado que en contextos donde el tamaño de la población inmigrante es bajo, y posee escaso poder político, como en Chile, en donde una menor percepción de amenaza favorece la legitimación de la segregación en miembros de la sociedad receptora (Ebert & Okamoto, 2015).

En cuanto a las relaciones entre las preferencias de aculturación y el bienestar social, se observa que el integracionismo se relaciona de manera positiva con las dimensiones de integración y contribución, evidenciando el vínculo entre el sentimiento de pertenencia y aporte a la sociedad, el deseo de intercambio cultural con el colectivo inmigrante. Así también, el individualismo se encuentra asociado positivamente con la dimensión integración social, sugiriendo que la percepción de sí mismos y de los otros como individuos y no como miembros de grupos, facilita una mejor valoración de las relaciones con la sociedad (Tajfel & Turner, 1979).

Además, los datos muestran que el asimilacionismo y exclusionismo se asocian negativamente con el funcionamiento social percibido y de manera positiva con la amenaza. Esto indicaría que una peor evaluación de las propias circunstancias, ajuste y funcionamiento en la sociedad, podría incrementar la percepción de competencia y riesgo en el acceso a recursos materiales y simbólicos, asociándose con un mayor etnocentrismo.

El análisis de conglomerado realizado revela que dos de cada tres participantes de esta muestra (60.9%) corresponden al grupo denominado individualista, seguido por el grupo etnocentrista (26.2%), que tiende a rechazar que el grupo inmigrante adopte elementos de la cultura local y que mantenga su cultura de origen. El grupo integracionista moderado representa solamente un 12.8% de la muestra y, si bien desea que los migrantes adopten una actitud bicultural, al mismo tiempo enfatiza la dimensión individual y el aprendizaje de la cultura local.

Los resultados de la comparación de medias entre los conglomerados confirman de manera parcial la hipótesis que señalaba que los individuos que presentaran una mayor tendencia hacia el integracionismo e individualismo, percibirían una menor amenaza (Bourhis et al., 2009; Callens et al., 2015; Florack et al., 2003; González et al., 2010; Montreuil et al., 2004; Sirlopú & Van Oudenhoven, 2013; Vezzali & Giovannini, 2010) y mayor bienestar social (Migliorini et al., 2016). En efecto, se observa que el grupo individualista percibe una menor amenaza realista y simbólica por parte de la población inmigrante y un mayor bienestar social que los demás grupos. Esto indicaría que la percepción del otro diferente como individuo, podría relacionarse con una menor percepción de conflicto por recursos y valores culturales y con un mejor funcionamiento en el contexto de la sociedad local. Esto es consistente con los hallazgos de Thayer et al. (2013), quienes en un estudio cualitativo con muestras chilenas encontraron que la actitud positiva que los sujetos individualistas mostraron hacia la inmigración, se relacionaba con el valor de la competencia como base de la meritocracia, pero al mismo tiempo, con la creencia de que en la realidad los inmigrantes no se encuentran en condiciones de competir.

Sin embargo, contrario a lo esperado, el grupo integracionista moderado presenta una mayor percepción de amenaza y menor bienestar social. Su puntaje en la dimensión de integración social, vale decir, la evaluación que realizan acerca de sus vínculos sociales, es incluso menor que la del grupo etnocentrista. Así también, los integracionistas moderados perciben, en menor medida que los individualistas, una contribución positiva a la sociedad y presentan menor confianza en el progreso y el cambio social. De acuerdo con estos datos, se rechazan las hipótesis que sostenían que los individuos con tendencia al integracionismo se sentirían menos amenazados por la inmigración y presentarían una mejor percepción de su funcionamiento social.

La hipótesis con respecto a que exclusionistas, segregacionistas y asimilacionistas presentarían mayores niveles de amenaza (Bourhis et al., 2009; Callens et al., 2015; Florack et al., 2003; González et al., 2010; Montreuil et al., 2004; Sirlopú & Van Oudenhoven, 2013; Vezzali & Giovannini, 2010) y menor bienestar social (Migliorini et al., 2016) es confirmada parcialmente, pues solo se encontró que el grupo etnocentrista percibe el mundo como menos predecible y comprensible que el grupo individualista.

En conjunto, los resultados señalan que el individualismo, en la muestra estudiada, es la preferencia que se asocia a una actitud más positiva y de mayor apertura hacia la convivencia con el colectivo inmigrante y en general, con mejor ajuste social. Mientras que el etnocentrismo y la integración, si bien reconocen a los migrantes como miembros de grupos socioculturales, tienden a percibirlos como extraños, y presentan temor ante quienes pueden ser portadores de culturas diferentes y poner en riesgo su acceso a recursos. Finalmente, como posible explicación a este hallazgo, que difiere de los resultados de investigaciones previas realizadas en otras sociedades mayoritarias en Estados de Bienestar Social (Bourhis et al., 2009; Callens et al., 2015; Florack et al., 2003; Migliorini et al., 2016; Montreuil et al., 2004; Vezzali & Giovannini, 2010), se sugiere la posibilidad de que el individualismo opere en esta muestra como el estilo de aculturación que más favorece la participación e inclusión de los inmigrantes, debido a su mayor adecuación a los modelos de ciudadanía promovidos por la ideología neoliberal en Chile en las últimas décadas. Esto es coherente con lo que ya se planteaba como características propias del desarrollo paradójico de la Modernidad Chilena Post-Dictatorial, en el que la meritocracia y la supremacía de la intimidad familiar se relacionan con los “miedos” fundantes como categorías arquetípicas del carácter nacional de fin del siglo XX (Lechner, 1998, 2002; PNUD, 1998)

Como principales limitaciones de este estudio, cabe señalar la utilización de una muestra de conveniencia en el marco de un diseño transversal, que no hace posible observar la relación entre las variables estudiadas a lo largo del tiempo. Además, no se han incluido medidas de conductas de aculturación, como tampoco se han contrastado actitudes de aculturación hacia grupos de inmigrantes con diferentes estatus, lo que permitiría una aproximación más compleja al fenómeno en estudio. No obstante, los resultados obtenidos resaltan la importancia de profundizar en el estudio de las actitudes de aculturación en Chile, y su relación con aspectos culturales e ideológicos propios de nuestro contexto e historia reciente.

Agradecimientos

Investigación, realizada gracias al financiamiento del proyecto POSTDOC-DICYT, Código 031660BR_POSTDOC, de la Universidad de Santiago de Chile, USACH.

Referencias

Aierdi, X., Álvarez, I., Bonelli, L., Garaizabal, C., & Wagman, D. (2004). Inmigración. Nuestros miedos e inseguridades. San Sebastián: Tercera Prensa.

Azurmendi, M.J., & Larrañaga, N. (2008). La inmigración emergente en la Comunidad Autónoma Vasca (CAV) desde la sociedad de acogida: La aculturación. En J.F. Morales, C. Huici, A. Gómez, & E. Gaviria (Eds.), Método, teoría e investigación en psicología social (pp. 487-512). Madrid: Pearson-Prentice Hall.

Barrette, G., Bourhis, R. Y., Personnaz, M., & Personnaz, B. (2004) Acculturation orientation of French and North African undergraduates in Paris. International Journal of Intercultural Relations, 28, 415-438. https://doi.org/10.1016/j.ijintrel.2004.08.003

Berry, J.W. (1997). Immigration, acculturation, and adaptation. Applied Psychology: An International Review, 46(1), 5-68. https://doi.org/10.1111/j.1464-0597.1997.tb01087.x

Bilbao, M., Techio, E. M., Zubieta, E., Cárdenas, M., Páez, D., Díaz, D., …& Blanco, A. (2011). Bienestar Subjetivo y Psicológico-Social: El impacto de la Violencia Colectiva. En D. Páez, C. Martín Beristain, J. L. González-Castro, N. Basabe, & J. de Rivera (Eds.), Superando la Violencia Colectiva y Construyendo Cultura de Paz (pp. 207-246). Madrid: Editorial Fundamentos.

Blanco, A., & Diaz, D. (2005). El bienestar social: su concepto y medición. Psicothema, 17(4), 582-589. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=72717407

Bourhis, R., Barrette, G., El-Geledi, S., & Schmidt, R. (2009). Acculturation orientations and social relations between immigrant and host community members in California. Journal of Cross-Cultural Psychology, 40(3), 443-467. https://doi.org/10.1177/0022022108330988

Bourhis, R., & Dayan, J. (2004) Acculturation orientations towards Israeli Arabs and Jewish immigrants in Israel. International Journal of Psychology, 39, 118-131. https://doi.org/10.1080/00207590344000358

Bourhis, R., Moïse, L., Perreault, S. & Senécal, S. (1997). Towards an interactive acculturation model: a social psychological approach. International Journal of Psychology, 32(6), 369-386. https://doi.org/10.1080/002075997400629

Callens, M. S., Meuleman, B., & Valentova, M. (2015). Perceived Threat, Contact and Attitudes Towards the Integration of Immigrants. Evidence from Luxembourg. Luxembourg Institute of Socio-Economic Research (LISER) Working Paper Series, 1. Recuperado de http://doi.org/10.2139/ssrn.2694572

Departamento de Extranjería y Migración, Ministerio del Interior y Seguridad Pública. (2016). Anuario Estadístico Nacional. Migración en Chile 2005-2014. Recuperado de http://www.extranjeria.gob.cl/media/2016/06/Anuario.pdf

Ebert, K., & Okamoto, D. (2015). Legitimating Contexts, Immigrant Power, and Exclusionary Actions. Social Problems, 62(1), 40-67. Recuperado de https://doi.org/10.1093/socpro/spu006

Esses, V. M., Dovidio, J. F., Jackson, L. M., & Armstrong, T. L. (2001). The immigration dilemma: The role of perceived competition, ethnic prejudice, and national identity. Journal of Social Issues, 57, 389-412. https://doi.org/10.1111/0022-4537.00220

Florack, A., Piontkowski, U., Rohmann, A., Balzer, J., & Perzig, S. (2003). Perceived intergroup threat and attitudes of host community members towards immigrants acculturation. Journal of Social Psychology, 143, 633-648. https://doi.org/10.1080/00224540309598468

González, R., Sirlopú, D. & Kessler, T. (2010). Prejudice among Peruvians and Chileans as a Function of Identity, Intergroup Contact, Acculturation Preferences, and Intergroup Emotions. Journal of Social Issues, 66(4), 803-824. https://doi.org/10.1111/j.1540-4560.2010.01676.x

Keyes, C. (1998). Social well-being. Social Psychology Quarterly, 61, 121-140. Recuperado de http://midus.wisc.edu/findings/pdfs/58.pdf

Lechner, N. (1998). Nuestros Miedos. Perfiles Latinoamericanos, 13, 179-198.

Lechner, N. (2002). Las sombras del mañana: La dimensión subjetiva de la política. Santiago de Chile: LOM.

Lefringhausen, K. (2015). The extended acculturation model for locals: Validation, outcomes, and antecedents (Doctoral dissertation). London, England: Brunel University. Recuperado de http://v-scheiner.brunel.ac.uk/handle/2438/11434

Martínez-Zelaya, G., Bilbao, M.A., & Páez, D. (2015). La cultura como modulador del bienestar. En M.A. Bilbao, J.C. Oyanedel, & D. Páez, La felicidad de los chilenos: estudios sobre bienestar. Volumen I. (pp. 191-214). Santiago de Chile: RIL Editores.

Migliorini, L., Rania, N., & Cardinali, P. (2016). Acculturation Strategies and Adjustment Among Immigrant and Host Italian Communities. TPM: Testing, Psychometrics, Methodology in Applied Psychology, 23(1), 99-112. https://doi.org/10.4473/TMP23.17

Montreuil, A., Bourhis, R., & Vanbeselaere, N. (2004). Perceived Threat and Host Community Acculturation Orientations toward Immigrants: Comparing Flemings in Belgium and Francophones in Quebec. Canadian Ethnic Studies, 36(3), 113-135.

Montreuil, A., & Bourhis, R. (2004). Acculturation orientations of competing host communities toward valued and devalued immigrants. International Journal of Intercultural Relations, 28, 507-532. https://doi.org/10.1016/j.ijintrel.2005.01.002

Montreuil, A., & Bourhis, R. (2001). Majority acculturation orientations toward valued and devalued immigrants. Journal of Cross-Cultural Psychology, 32, 698-719. https://doi.org/10.1177/0022022101032006004

Mooi, E., & Sarstedt, M. (2011). Understanding cluster-analysis. En E. Mooi, & M. Sarstedt (Eds.), A Concise Guide to Market Research. The process, data, and methods using IBM SPSS statistics. Heidelberg Dordrecht: Springer, 259-283.

Navas, M., Cuadrado, I., & López-Rodríguez, L. (2012). Escala de Percepción de Amenaza Exogrupal (EPAE): fiabilidad y evidencias de validez. Psicothema, 24, 477-482. Recuperado de http://files.isabelcuadradoual.webnode.es/200000003-471e44817b/EPAE_Psicothema_2012.pdf

Pereira, C., Vala, J., & Costa-Lopes, R. (2010). From prejudice to discrimination: The legitimizing role of perceived threat in discrimination against immigrants. European Journal of Social Psychology, 40, 1231-1250. https://doi.org/10.1002/ejsp.718

Piontkowski, U., Rohmann, A., & Florack, A. (2002). Concordance of acculturation attitudes and perceived threat. Group Processes and Intergroup Relations, 5(3), 221-232. https://doi.org/10.1177/1368430202005003003

PNUD. (1998). Desarrollo humano en Chile, las paradojas de la modernización. Santiago: Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Sapienza, I., Hichy, Z., Guarnera, M., & Di Nuovo, S. (2010). Effects of basic human values on host community acculturation orientations. International Journal of Psychology, 45, 311-319. https://doi.org/10.1080/00207591003587978

Sherif, M., & Sherif, C. (1979). Research on intergroup relations. En W. S. Austin, & S. Worchel (Eds.), The social psychology of intergroup relations (pp. 7-18). Monterey, CA: Brooks/Cole.

Sirlopú, D., Melipillán, R., Sánchez, A., & Valdés, C. (2015). ¿Malos Para Aceptar la Diversidad? Predictores Socio-Demográficos y Psicológicos de las Actitudes Hacia el Multiculturalismo en Chile. PSYKHE, 24(2), 1-13.

Sirlopú, D., & Van Oudenhoven, J. P. (2013). Is multiculturalism a viable path in Chile? Intergroup and acculturative perspectives on Chilean society and Peruvian immigrants. International Journal of Intercultural Relations, 37(6), 739-749. Recuperado de https://doi.org/10.1016/j.ijintrel.2013.09.011

Snell, K., & Zhou, C. (2015). Predicting Acculturative Orientations of American College Students toward International Students. Journal of Intercultural Communication Research, 44(3), 179-200. https://doi.org/10.1080/17475759.2015.1057860

Stephan, W., & Renfro, C. (2002). The role of threats in intergroup relations. En D. Mackie & E.R Smith (Eds.), From prejudice to intergroup emotions (pp. 191-208). New York: Psychology Press.

Stephan, W., Renfro, C., Esses, V., Stephan, C., & Martin, T. (2005). The effects of feeling threatened on attitudes toward immigrants. International Journal of Intercultural Relations, 29(1), 1-19. https://doi.org/10.1016/j.ijintrel.2005.04.011

Tajfel, H., & Turner, J. (1979). An integrative theory of intergroup conflict. In W. G. Austin, & S. Worchel (Eds.), The social psychology of intergroup relations (pp. 33-47). Monterey: CA: Brooks/Cole.

Thayer, L.E, Córdova, G., & Ávalos, B. (2013). Los límites del reconocimiento: migrantes latinoamericanos en la Región Metropolitana de Santiago de Chile. Perfiles Latinoamericanos, 42, 163-191. Recuperado de http://revistafacso.ucentral.cl/index.php/indexados/article/view/310/283

Vezzali, L., & Giovannini, D. (2010). Social dominance orientation, realistic and symbolic threat: effects on Italians’ acculturation orientations, intergroup attitudes and emotions toward immigrants. Testing, Psychometrics, Methodology in Applied Psychology, 17(3), 141-159. Recuperado de http://www.tpmap.org/wp-content/uploads/2014/11/17.3.3.pdf

Ward, C., & Masgoret, A.M. (2008). Attitudes toward immigrants, immigration and multiculturalism in New Zealand: A social psychological analysis. International Migration Review, 42, 222–243. https://doi.org/10.1111/j.1747-7379.2007.00119.x

Wlodarczyk A., Basabe N., & Bobowik, M. (2014). The perception of realistic and symbolic threat and its influence on prejudice, intergroup favoritism and prosocial response: The native population in the face of immigration. International Journal of Social Psycholly, 29, 60-89. https://doi.org/10.1080/02134748.2013.878574

Notas

* Artículo de investigación.

Notas de autor

a Autor de correspondencia. Correo electrónico: gonzalomartinezphd@gmail.com

Información adicional

Para citar este artículo: Mera, M.J., Martínez-Zelaya, G., Bilbao, M.A., & Garrido, A. (2017). Chilenos ante la inmigración: un estudio de las relaciones entre orientaciones de aculturación, percepción de amenaza y bienestar social en el Gran Concepción. Universitas Psychologica, 16(5), xx-xx. https://doi.org/10.11144/Javeriana.upsy16-5.cier

Contexto
Descargar
Todas

Métricas de artículo

Cargando métricas ...

Metrics powered by PLOS ALM

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Copyright (c) 2017 María José Mera, Gonzalo Martínez-Zelaya, María Ángeles Bilbao, Amanda Garrido

Licencia de Creative Commons: Esta obra está registrada bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional. Creado a partir de http://revistas.javeriana.edu.co/.