##plugins.themes.bootstrap3.article.main##


Gustavo Baena, S.J.

Resumen

Esta fonna griega se emplea en el lenguaje común de la Iglesia, particularmebnte a partir del Concilio Vaticano 11. (L.G. n. 12 y en la Compañia de Jesús c.G. 32, D. 4nn. 13-17).Una de las grandes originalidades de este Concilio fue el haber aslmudo para la Iglesia una denominación propia del Antiguo Testamento, a saber, Pueblo de Dios y haber concretado esa noción de Pueblo de Dios en otra denominación ya exclusiva de la Conllmidad Cristiana Primitiva, Cuerpo de Cristo, para significar que en la Iglesia, Pueblo de Dios, ya no se trata de una organización más bien política, sino de un orgrulismo vivo, el Cuerpo del Señor, en donde lo que funciona y se da gratuitamente es la vida uusma de Dios, y sus nuembros por su parte son vivos por comportarse divinamente en la edificación de la unidad del Cuerpo, supuesta una saturación o dominio de esa misma vida divina en ellos.

##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Keywords
References
Cómo citar
Baena, S.J., G. (1991). El Carisma Ignaciano y su Institucionalización. Theologica Xaveriana, (100). Recuperado a partir de https://revistas.javeriana.edu.co/index.php/teoxaveriana/article/view/21963
Sección
Artículos