##plugins.themes.bootstrap3.article.main##


Sara Regina Fonseca

Resumen

Si nombrar las cosas nos permite imaginarlas, analizarlas y entenderlas, creo que es en el encuentro físico donde reside el detonante máximo de la sensibilidad y la empatía. En todo caso, y como nos lo muestran los autores de estos artículos, existe una poderosa vitalidad en la transformación constante que evoca el aire. Un pensamiento aerífero también se materializa en cuerpos membranosos que reaccionan al movimiento mínimo del aire que los habita y del aire que los rodea. Así como el niño que convierte en burbuja su aliento o que entrega al viento su cometa, podemos rendirle al aire la inminente materialidad de nuestros cuerpos. En una sociedad que propone cambio y fluidez, podemos, como la arena, hacernos compactos para sostener el peso de unos pasos. Ser cuerpos pisciformes para que resuenen las ondas aeríferas. Cuerpos singulares y cuerpos colectivos, cuyas moléculas sensibles muevan y sean movidas por la presencia sutil o arrolladora de otros cuerpos.

##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Keywords
References
Cómo citar
Fonseca, S. (2020). El aire, el cuerpo y el arte. Cuadernos De Música, Artes Visuales Y Artes Escénicas, 15(2), 9-15. Recuperado a partir de https://revistas.javeriana.edu.co/index.php/cma/article/view/30510
Sección
Editorial
Artículos más leídos del mismo autor/a